lunes, 28 de abril de 2014

...UNA META LATIENDO DENTRO...


...Todos los sueños llevan una meta latiendo dentro...
Nacen...A veces ni recordamos en qué momento preciso...
Y están llamados a ser...Se gestan...Primero en la mente...
Después en la realidad...Para tener un final feliz...

Ha pasado el tiempo y yo sigo luchando por construir y dar vida a los míos...Aunque no haya sido ni sea nada fácil...Aunque las fuerzas se hayan empeñado...Con demasiada frecuencia...En hacerme desistir...En empujar en mi contra...

Pero dos años después aquella emocionante meta vuelve a mi pensamiento...Una y otra vez...Me sigue sirviendo de empuje...
De aliciente...De ejemplo...

Cuando siento que ya no puedo más...A veces me sorprendo con un...

"Vamos...Que tú puedes con este viento...
Como Forrest pudo con aquellos..."

O con un...

"Venga...Ánimo Lola...No te desesperes...Confía...Como confiaste en aquel momento...En que si dejas que las cosas fluyan...Sin preocuparte demasiado ni sufrir...El río te llevará...Como sucedió con Forrest...Donde mereces..."

Porque como dijo Victor Hugo...

"Es conveniente que el soñador sea más fuerte que el sueño..."

Y sí...Es verdad...Podemos alcanzar todas las metas que nos propongamos...Es cuestión de fe...De alma...De poner lo mejor de nosotros en cada uno de ellos...Pero más que nada de corazón...
De dejar que para cualquier cosita que hagamos...Por pequeña que sea...Nos mueva la energía más poderosa del universo...

EL AMOR...

Gracias...Forrest...Por seguir siendo ejemplo...Para mí...Y seguro que para otros muchos también...Después de tanto tiempo...Por seguir recordándome que son solo míos y por eso solo a mí me pertenecen mis sueños...Que puedo conseguirlos...Si pongo fe...Alma y corazón...
En ellos...

...Corre...Forrest...Corre...!!!
Sigue recordándonos que aún nos faltan muchas metas...
Que aún nos esperan grandes sueños...
.

1 comentario:

  1. FORREST sólo puso en práctica un Proyecto para dar VIDA a la VIDA, haciendo realidad lo que parecía un SUEÑO IMPOSIBLE de alcanzar. Jugó con "ventaja" puesto que eran MUCHOS POPEYES los que le alentaban el CORAZÓN. Las distintas etapas, las fue superando con incremento de LA MOTIVACIÓN a pesar que disminuía su fuerza física. Al final, la balanza se inclinó tanto a favor de la FUERZA DEL CORAZÓN, que hizo desaparecer el dolor físico de las piernas. Y sí, es cierto, cuando se pone por delante una META a alcanzar y se tiene la convicción de llegar, cueste lo que cueste...se llega. Así en cada una que nos propongamos, cada SUEÑO que soñemos con inmensa intensidad. GRACIAS, LOLA, POR TUS HERMOSÍSIMOS ESCRITOS, DANDO ESE TOQUE MÁGICO CON TUS SENTIMIENTOS A FLOR DE PIEL.

    ResponderEliminar